hero

Fracaso de emprendimiento familiar

Algunas de las cosas que ocurren cuando emprendes con la familia y se te ocurre pedir un crédito para un negocio que no dominas.

Por Claudio 18 de Agosto de 2016

Apoyo familiar

Trabajé como ingeniero de proyectos en una empresa durante algunos años. Me estaba yendo bien, recibía mi sueldo, dirigía mis proyectos, estaba –peligrosamente- cómodo. Tenía recursos suficientes para ahorrar y para invertir en algún negocio. Y por supuesto, en ese gusto casi terco de emprender algún negocio, y observando las necesidades de un familiar, decidí apoyarlo financiera y técnicamente.

Financiamiento

La idea fue habilitar un negocio de comida. Así es que hice un plan de trabajo, un presupuesto, proyecciones de venta, lista de requerimientos, y casi todo lo que cualquier persona entendida en la materia hubiera hecho, casi todo. Y dentro del presupuesto, bueno… una suma importante de dinero, que de fracasar me demoraría en cubrir en un período superior a 3 años. Sin embargo, lo anterior no fue impedimento. Evalué el plan comercial y la única posibilidad de financiar el proyecto era mediante un crédito bancario.

Condiciones de resguardo

Pero conociendo a este familiar y conociéndome, sabía que existía una alta probabilidad de discutir a causa de problemas organizacionales o estratégicos. Así es que, luego de revisar la literatura, logré comprender que el mejor plan para ejecutar una actividad en conjunto con otras personas, y sobre todo si es familia, consistía en realizar un documento de acuerdo de roles en donde se explicite, e incluso se firme, cuáles son los deberes, compromisos y límites de cada uno de los integrantes. Porque si es que no se definen los roles por organización natural previo a la ejecución del proyecto, mucho menos se definirán en el futuro de manera forzada. Finalmente redacté mi plan de acuerdos y se lo impuse a mi futura colega.

Problemas económicos y estratégicos

Luego de algunos meses de operar, ocurrió que se debían tomar decisiones estratégicas comerciales respecto al consumo de materias primas, pivoteo de la actividad comercial, nuevos planes de captación de clientes, incluso disminución de la calidad del producto, ya que no se justificaba ni la calidad excesiva, ni el precio elevado del producto. Pero lo que pasó fue que no se respetó el acuerdo de roles, resultando en discusiones intensas, pérdidas monetarias importantísimas para la liquidez de la empresa y, finalmente, concluyendo en quiebres familiares y comerciales significativos.

Fracaso total

Y ¿qué pasó con el acuerdo de roles firmado previamente entre las partes, condición de borde diseñada específicamente para determinar la efectiva o nula colaboración en el proyecto? No pasó nada. La jerarquía familiar y etaria tendía a tomar protagonismo por sobre los acuerdos definidos previamente, resultando imposible la toma de decisiones adecuada, el trabajo colaborativo, y poniendo en riesgo el negocio, la familia, los recursos, todo.

La conclusión: separación familiar, pérdida de toda la inversión, cierre obligado por quiebra y endeudamiento.

Importancia del acuerdo de roles

¿Cuál es el aprendizaje de todo esto? La asignación de roles, responsabilidades y límites de autoridad entre las partes, es un asunto que se debe definir con absoluta conciencia de manera previa a la ejecución del proyecto y por supuesto, respetar. Por mucho que parezca innecesario, créanme, ¡lo es! ¿Y qué ocurre cuando el acuerdo de roles es redactado únicamente por un integrante, y aprobado superficialmente por el otro? Bueno, lo que les acabo de contar.

Respetar los roles equivale a respetar la planificación y disminuye la probabilidad de fracaso, recuerden la entrada anterior: ¡mantén las probabilidades a tu favor! Un familiar puede ser un buen equipo de trabajo, pero cuando hay problemas de plata, se puede transformar en el peor enemigo de todos. Así es que, si estás buscando tu equipo de trabajo para iniciar tu proyecto, recuerda definir con claridad y madurez los roles de cada uno en el proyecto.